PROGRAMA MÚSICA Y TALENTO

Este nuevo proyecto musical tiene varios talleres musicales entre los que podéis elegir según vuestras preferencias o necesidades:

 

Estimulación Musical Temprana

Familias con niños de 0-3 años.

Taller de Educación Musical basado en la MLT de E. Gordon

Dirigido a niños de entre 3 y 6 años.

Taller de Educación Musical basado en la MLT de E. Gordon

Dirigido a niños de 6 años en adelante.

z

Taller de piano

Dirigido a niños de todas las edades y para todos los niveles.

Estimulación musical temprana (Familias con niños de 0-3 años)

Nuestra filosofía
  • Nuestro principal objetivo es el desarrollo de la inteligencia musical de los niños desde el comienzo de la vida.
  • La música se aprende como el lenguaje, es decir, se necesita la inmersión en un entorno que provea un modelo rico y estimulante, a partir del cual el niño pueda extraer significados.
  • Por ello queremos enriquecer musicalmente el entorno familiar y social del niño para que la música forme parte permanente de su mundo más cercano.
  • No se trata de una clase de adiestramiento musical. No se esperan respuestas predeterminadas de los niños. Confiamos en que todos los niños tienen el potencial de aprender y participar en las actividades musicales y cada uno lo hace a su manera y a su ritmo. Invertimos en su capacidad innata y celebramos los logros que surgen espontáneamente.
  • El silencio tiene para nosotros un gran valor. En los espacios que se crean, los niños tienen la oportunidad de responder y la profesora recoge y celebra estas respuestas dando lugar a una comunicación musical.
Cómo son las clases
  • Planificamos una gran variedad de actividades de música y movimiento adecuados al momento evolutivo del niño.
  • Organizamos y dirigimos clases donde los niños y los padres tienen la oportunidad de cantar, recitar, moverse y jugar.
  • Damos a los niños un modelo musical, de la misma forma que escuchan hablar a los adultos en su entorno.
  • Vamos registrando la evolución de cada niño según sus respuestas.
  • Los niños vienen a la clase acompañados de un adulto con el que mantengan un vínculo afectivo, y no tiene por qué ser siempre la misma persona.
  • Temporización: Una sesión semanal de 45 minutos. Jueves por la tarde.
Indicaciones generales para el comportamiento del alumno en clase
  • Los padres son los responsables del bienestar de los niños en la clase y de que mantengan un  comportamiento respetuoso hacia los objetos de la clase y los compañeros.
  • Si un niño comienza a chillar, llorar o impide de alguna manera la marcha de la clase, es importante que los padres lo alejen de la misma hasta que se calme y después vuelvan a entrar lo antes posible.
  • Es importante dejar al niño lo más posible a su aire. No intentar presionarle para que haga nada en concreto, ni corregirle. No moverle las manos, ni hacer las cosas por él.
  • No llamarle si se aleja de ellos, ni ir detrás de él. Forma parte de un comportamiento habitual que el niño explore el espacio de la clase y que se aleje del regazo de los padres para ganar autonomía. Mientras su comportamiento no sea molesto para los demás, es conveniente dejarle moverse libremente. Él regresará al lugar de referencia cuando quiera.
  • Con la música creamos un espacio no verbal. Por eso es imprescindible no hablar ni con el niño ni con otros padres y mantener la atención. El habla distrae de la música.
  • Que participen en todas las actividades hasta el punto en que se sientan cómodos y continuar con la misma dinámica en casa.
  • Para evitar distracciones es preferible no traer ni comida, ni bebida, ni juguetes u objetos personales a clase.
  • En las clases de bebés de pecho, las madres se pueden sentir libres de amamantar a sus hijos cuando quieran.
  • En una clase de música habrá tantas respuestas y comportamientos diferentes como niños, No hay ninguna respuesta que sea mejor que otra, ni respuestas correctas ni incorrectas. Hay niños que tardan mucho en responder, pero eso no significa que no estén aprendiendo.
  • Cada etapa dura un tiempo diferente para cada niño y muchas veces avanzan y retroceden de nuevo, antes de avanzar definitivamente. Respetar la individualidad y el ritmo de aprendizaje de cada niño es vital para que se sienta con la suficiente confianza para responder espontáneamente y por tanto pueda desarrollar todo su potencial. El miedo a fallar es el principal inhibidor del aprendizaje y de la creatividad.
  • Es importante que los padres acepten el ritmo de aprendizaje de sus hijos y no lo comparen con el de los demás. No deben enfocarse en lo más rápido ni en lo más preciso, sino en lo más respetuoso con el niño y por tanto lo más significativo y satisfactorio para él.
  • Intentar enriquecer el mundo musical de los niños lo más posible durante la semana: cantando, bailando y favoreciendo que escuchen música lo más variada y rica posible y repitiendo las canciones que van aprendiendo durante las clases.

¿Qué van a aprender los padres?

  • Aprender las canciones y los ritmos para poder cantárselos a los niños en casa.
  • Permitir a los niños que respondan a su aire.
  • Acompañar, atender, apoyar y ayudar a sus hijos.
  • Participar en las actividades con los niños.
  • Vigilar que su comportamiento siga las normas básicas de respeto.

Es importante...

  • Mantener el silencio y la atención.
  • Sonreír y tomar contacto visual con los niños al hacer actividades todos juntos.
  • No sentirse forzados a tener ningún rendimiento musical.
  • Aceptar el ritmo de aprendizaje de su hijo y sus respuestas.
  • No forzar al niño a hacer algo.
  • Alejar al niño de la sala si molesta para el desarrollo de la clase.
  • Guiar al niño hacia la comprensión de los rituales de la clase.

Y en casa...

  • Utilizan canciones y ritmados aprendidos en la clase para incluirlos en las actividades cotidianas de los niños.
  • Están atentos a las respuestas musicales de sus hijos y aprenden a valorarlas.
  • Utilizan la improvisación rítmica y melódica como una forma de comunicación no verbal con sus hijos.
  • Les repiten con frecuencia los patrones tonales o rítmicos que van aprendiendo en la clase.
  • Estimulan al niño hacia el movimiento, el juego y la coordinación con música.

Taller de Educación Musical basado en la MLT de E. Gordon (A partir de 3 años)

Siguiendo la línea de la metodología Gordon, los niños acuden solos a las clases y se realizan actividades similares a las explicadas anteriormente y que van incluyendo poco a poco el desarrollo de habilidades propias de su estadio psico-evolutivo y musical. Añadiendo además instrumentos y otros elementos para realizar pequeñas agrupaciones con actividades de grupo que fomentan el trabajo en equipo y dejando libre la creatividad y la improvisación. Todos aprenden de todos y cada uno a su propio ritmo sin importar que existan diferentes niveles en un mismo grupo para el buen funcionamiento del mismo.

Temporización: Una sesión semanal de 45 minutos. Jueves por la tarde.

Taller de piano (para niños de todas las edades y niveles)

Las clases de piano se basan en la prioridad de la comprensión interna de la música como lenguaje en todos los aspectos. Así, el proceso de aprendizaje se desarrolla de una forma muy natural y al ritmo de cada alumno. Se incentiva la improvisación, la creatividad y la musicalidad desde el principio y sobre todo, mantener encendidas la ilusión y motivación de los alumnos, que en mi opinión, son el motor de la vida.

Temporización: Una sesión semanal de 30 o 60 minutos. Pueden ser clases individuales o en grupos reducidos de hasta 3 alumnos/h. Sábados por la mañana.

Bibliografía: Perez, Marisa/Pujol, Eli (2015) “Jugando con la Música. Bebés. Currículo para la educación musical temprana según la Music Learning Theory de Edwin Gordon”. Madrid. IGEME

Yolanda Sánchez Domínguez

Profesora Titulada Superior de Piano por el Conservatorio Superior de música de Sevilla.

Certificado de los cursos generales de la MLT de E. Gordon del IGEME en Madrid.

Certificado de profesora de enseñanza musical temprana de la MLT de E. Gordon del IGEME en Madrid.

¿Nos acompañas?

¡Anímate!
Share This